December 18, 2019

UNASUR y el golpe de Estado boliviano

Rueda de prensa de Evo Morales: Buenos Aires, 17 de diciembre de 2019
Evo-taxi.jpeg El presidente Evo Morales -quién técnicamente sigue siendo presidente de Bolivia- dío una conferencia de prensa en Buenos Aires en el CCC (Centro Cultural de la Cooperación) a las 10:00 AM hora local, el 17 de diciembre. Morales se vió obligado a abandonar Bolivia el 12 de noviembre, habiendo ganado la reelección para un controvertido cuarto mandato como presidente de Bolivia. En un golpe de estado relativamente incruento, Morales fue informado por sus propios jefes militares de que ya no lo "apoyaban", por lo que decidió abandonar el país, una medida, según él, para evitar más derramamiento de sangre.

Aunque hubo relativamente pocas muertes en el Golpe de Estado (han ocurrido varios más desde entonces con la impunidad (ambos militar y policial) bendito por el gobierno de facto). Durante el golpe funcionarios del propio Partido de Evo Movimiento al Socialismo (MAS) fueron acorralados e intimidados violentamente para que presentaran su renuncia. Las amenazas incluían llamadas a teléfonos celulares por parte de miembros de la milicia que retenían a miembros de sus familias, quemar casas, saqueos de residencias y oficinas y otros ataques violentos. Entre esas casas saqueadas se encontraba el apartamento alquilado por el mismo presidente en La Paz, incluyendo, dijo Evo a los periodistas con tristeza, la casa de su propia hermana la cual fue quemada.

El Presidente Morales finalmente optó por aceptar el santuario que le ofreció en México bajo la sección 11 de la Constitución mexicana que da asilo político a aquellas personas que son víctimas de persecución política. El presidente mexicano López Obrador también le ofreció a Evo Morales un pasaje seguro desde Bolivia a Mexico, pero el viaje fue logísticamente difícil, ya que algunos países vecinos no estaban tan entusiasmados con la idea de albergar un avión militar mexicano con un presidente socialista recientemente derrocado, posiblemente debido a la molestia que causó en el gobierno de los Estados Unidos. Por medio de canales diplomáticos le permitieron al presidente Morales salir del aeropuerto controlado por su ejército golpista en La Paz, Bolivia, donde abordó el avión militar mexicano con su vicepresidente. El avión fue desviado varias veces alrededor de Perú, a través de Paraguay (aunque sólo con la ayuda del Presidente electo Fernández en Argentina) y alrededor de Ecuador hacía México: . El 2 de diciembre, López Obrador habló en la ciudad de México manifestando su apoyo a Evo Morales. Lopez Obrador contó a su audiencia que la presidencia de Evo fue interrumpida por un golpe de estado y concluyó su discurso con un mensaje contundente: "¡Democracia, sí! Militarismo No!" .

Evo-conference.jpeg Morales comenzó su charla con un Mea Culpa explicando que debe de haber sido más vigilante en cuanto a las amenazas de golpe de estado en contra él y el MAS. En 2008, explicó, hubo un intento de golpe de estado que involucró exportaciones de gas a través del Chaco hacia Brasil, donde grupos militares y policiales protegieron el gasoducto. La entonces activa unión político-económica regional UNASUR (Unión de Estados Sudamericanos) también resultó particularmente eficaz para su diplomacía para impedir aquel golpe con exito. En 2011, Evo contó, grupos vinieron a La Paz pidiendo su renuncia y les permitió acampar y presentar sus reclamos evitando la represión policial. En 2013, explicó Evo, los coches de la policía y pilas de neumáticos volvieron a quemarse, presionándole para que renunciase. Morales continuó describiendo otros intentos de golpes militares, que también logró evitar después de 2013 pero, agregó, esta vez en 2019, ni los servicios de inteligencia del Estado ni la inteligencia militar boliviana le informaron al presidente Morales de la magnitud del riesgo que (a postiari) se había planeado por lo menos dos semanas antes de que ocurriera. Evo también lamentó la falta de ayuda de los cada vez más nacionalistas presidentes derechistas en Sudamérica. Esta ola de nacionalismo (especialmente en el principal país suramericano, Brasil) ha llevado a la ineficacia del tratado de UNASUR, impediendo el logro anterior en evitar los intentos de golpe de Estado en América del Sur antes de que Lula fuera encarcelado por Sergio Moro (aliado político de Bolsonaro en Brasil, un hombre que aún no ha sido encarcelado por complicidad en el procesamiento de Lula).

Evo explicó a la prensa que había tenido dos semanas de una adaptación estresante a su nueva realidad en Mexico después de 14 años continuos como Presidente de Bolivia, pero agregó que después tuvo dos semanas más para planear su contribución a las elecciones en Bolivia en el año nuevo en la Argentina, donde ahora también ha solicitado asilo. Sí el gobierno de facto permitiese las elecciones en 2020, Morales reiteró claramente en Buenos Aires que no se presentaría a la reelección, pero agregó que esto no significaba que no pudiera ejercer sus derechos políticos para trabajar con otros candidatos. No se mencionaron candidatos específicos, pero el Presidente Morales habló de varias posibilidades, incluyendo a Luis Alberto Arce Catacora, ex Ministro de Economía, entre otros posibles líderes que provienen de la política y de la academia.

El Presidente terminó su intervención con una breve ronda de preguntas y se marchó rápidamente en un taxi regular. Residentes bolivianos argentinos y fotógrafos de prensa acosaron al pobre taxista en la calle Corrientes para gritarle apoyo.
"¡Evo no está solo, Carajo!"
"¡Evo querido, el pueblo está contigo¡"

Autor: Tony Phillips
El autor es un investigador del regionalismo sudamericano con sede en Buenos Aires, Argentina y en Dublín. 


Posted by Tony Phillips at December 18, 2019 02:03 PM
Comments